miércoles, 4 de mayo de 2011

Regal Barcelona 2.0


El campeón de Europa está obligado a evolucionar antes de los PlayOff. Ganador de la liga regular con una victoria aplastante sobre el voluntarioso y a veces talentoso Lagún Aro. Podríamos pensar que el Barça es un equipo sólido pero en mi opinión, hoy en día evidencia algunos problemas que siembran la incógnita de su rendimiento en la recta final de la temporada. Cierto el capítulo de las lesiones. Las nuevas incorporaciones (Ingles y Anderson) han venido a sustituir con calidad y garantías a los maltrechos Basile y Mickeal. Qué duda cabe de la calidad de estos dos jugadores pero tanto el italiano como el americano daban al juego del equipo una estabilidad defensiva que ahora no tiene. La fortaleza del equipo blaugrana estaba en su equilibrio ataque-defensa posición por posición y ese equilibro ahora no es tan efectivo. Veamos por qué. Pete es un 3-4 de los que a mí se me antojan imprescindibles en el basquet europeo moderno. Buen defensor y muy buen competidor. Desde la posición de 2 hasta la de 4 genera un juego que Anderson (excelente anotador) no está consiguiendo generar. Tiene grandes dificultades para frenar a los aleros grandes de los contrarios. Ayer  pasó las de Caín para frenar a Panko. Solo la solución Lorbek fue efectiva para parar a un alero  fuerte que juega cerca del aro. Los pívots del Barcelona tienen más problemas para anotar, sobre todo los que juegan en la posición de 5, a saber, Ndong y Perovic. Anderson produce más puntos pero mucho menos juego. Acude muy a menudo a la línea de 3 y eso lo está notando sobremanera Morris, que lo encontramos totalmente fuera de sitio y con una aportación ofensiva prácticamente nula en los últimos partidos.
Cierto que el esquema ofensivo de Pascual sigue siendo el mismo. Contraataque siempre que se pueda y ataque estático con movimientos del balón de lado a lado, siempre buscando desequilibrar la defensa rival, a ser posible 2x2 con Navarro como director de orquesta y dos hombres siempre abiertos. La cosa no está tan clara cuando los balones no llegan abajo con garantías, a no ser que haya rebote ofensivo o que Lorbek haga maravillas con sus pies. En defensa están blandos en el 1 contra 1. La defensa solidaria que inculca Xavi a sus hombres está llegando un poco tarde, recordemos Panathinaikos, y los bases y escoltas de los equipos contrarios están encontrando camino hacia el aro con más facilidad de la esperada usando simplemente un bloqueo directo. En resumen: menos solidez defensiva, dependencia excesiva de los porcentajes del tiro de tres y un equipo que al ir cambiando las piezas necesita conjuntar estas de otra forma y mejor si quiere ser el equipo devastador que fue el año pasado. Grandísimo final de temporada. Me gusta el Madrid, me gusta el Valencia y espero que Unicaja y Caja Laboral recuperen el nivel que se les presupone.

Un saludo baloncesteros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario