domingo, 21 de agosto de 2011

España recupera sensaciones (73-61)



Después del batacazo que supuso la derrota contra Lituania, en este partido contra Eslovenia tocaba no solo mejorar la imagen que se dio el otro día, sino que también seguir probando pequeños detalles que pueden ayudar mucho de cara al europeo.

España empezó el partido con Calderón, Suárez, Rudy, Felipe y Pau; mientras que por parte de Eslovenia el quintento inicial lo formaron Lakovic, Ozbolt, Dragic, Lorvek y Slokar. Pese a que en los primeros minutos Eslovenia tomó la delantera, fue España la que dominó el resto del partido. Se vieron grandes jugadas de alley-opp, pases imposibles y espectaculares tapones, pero lo que más llamó la atención fue la cantidad de faltas con las que se cargaron ambos equipos al finalizar el partido, de hecho, Eslovenia en el tercer cuarto ya tenía a tres jugadores eliminados. Se vio un juego duro, rozando a veces el límite con lo deportivo, que tuvo como consecuencia un pirque entre Marc y Begic. Este enfrentamiento tuvo como consecuencia que Scariolo sustituyese en el parqué a el menor de los Gasol por Pau, ya que el italiano no quería bajo ningún concepto que el equipo se desconcentrara como ocurrió contra Lituania. 

Se vio espectáculo, buenas ideas, aunque algunos jugadores estuvieron un tanto espesos, la tónica general fue hacer un lavado de imagen respecto a al que se dio en Lituania. Scariolo, de hecho, permitió salir al parqué a todos los jugadores, dando minutos a Claver, Suárez, Sada y San Emeterio, que tuvieron una oportunidad de oro para lucirse. Claver, pese a que no anotó, se aplicó en defensa cerrando el rebote y regalándonos algún que otro tapón; Suárez salió como titular, menos nervioso que en otras ocasiones se le pudo ver jugándose algún que otro tiro; Sada subió de revoluciones a todo el equip cuando éste lo necesitaba; y San Emeterio, pese a llevarse algún porrazo que otro (la cancha se llegó a parecer a una pista de patinaje) estuvo muy activo, con buenas ideas y luchando por cada balón.
 
Así pues, el combinado Español siguió deleitando a los 10.000 asistentes que acudieron al pabellón, superando así el record de 2002 que tenía la FEB en esa cancha con 8.500 aficionados en la grada. Entre todos los fanáticos de la roja, nos encontramos con Jorge Garbajosa y Carlos Jímenez, que fueron homenajeados con la entrega de una placa por parte de la Federación agradeciendo sus servicios a la Roja.

Como anéctota contar que en el descanso se rompió el tablero en el que tenía que meter España en la segunda parte debido a que uno de los acróbatas lo golpeó sin querer. Menos mal que solo hay que lamentar que el reinicio del partido se retrasase un poco por el incidente, pero que el acróbata salió ileso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario