lunes, 15 de agosto de 2011

Unicaja, pasado, presente y ¿futuro?



Cualquiera que sea seguidor del baloncesto y de la ACB, sabe de la cultura baloncestistica que tenemos en Málaga.

Todo empezo con esos dos equipos el Maristas y el Caja Ronda. Se podría aplicar aquí el término utilizado en el fútbol con el Barça y el Madrid. Cantera vs Cartera.

El Maristas era un equipo plagado de jóvenes canteranos (Nacho Rodríguez entre ellos) y un entrenador desconocido, un entrenador de la casa, Javier Imbroda.

Mientras tanto el Caja Ronda era el equipo rico de la capital, un equipo liderado por dos americanos, Mike y Ray Smith.

Pero era inviable tener dos equipos en la élite y llegó la fusión. Nació Unicaja.

Un equipo atrevido que empezó con el desembolso económico y en su segunda temporada conseguía meterse en la final de una ACB, sí la del famoso triple de Mike Ansley.

El equipo se afianzó en las primeras posiciones de la tabla año tras año, en estos años ganó Korac, hasta que en el 2004 llegó un jugador y un entrenador que cambiaron el rumbo del equipo malagueño, Jorge Garbajosa y Sergio Scariolo, sí esos dos individuos incomprensiblemente odiados por la mayoría del baloncesto español. ¿Cuál es el motivo? Todavía no llego a comprenderlo, pero eso es otro tema.

El equipo liderado por Scariolo consiguió la Copa del Rey y una Liga, cambiando totalmente la historia de un equipo acostumbrado a no ganar nada.

La Copa del Rey llegó en una mala primera mitad de temporada de Unicaja, en la que se clasificó octavo, como se suele decir aquí en Málaga, de potra. Pero regresó el fichaje estrella, Jorge Garbajosa, con una fascitis plantar, jugó por primera vez a su máximo nivel en esa Copa del Rey. En la final Unicaja superó al Real Madrid de Louis Bullock.

Y la temporada siguiente, llegó el mayor éxito de Unicaja en competiciones nacionales, llegó la ACB. En una final en la que vapuleó al entonces TAU. De nuevo Jorge Garbajosa volvía a darle un título. La ACB se la debía a Unicaja, entró el triple que se le había negado a Mike Ansley diez años antes.

Se afianzó al equipo en la máxima competición europea, en gran parte gracias al trabajo del italiano, pregúntenle a los aficionados del Valencia Basket, con una magistral estrategia, 40 minutos en una zona, consiguió meter a Unicaja en la Euroliga, cuando parecía eliminado.

Después de ganar la liga llegó otra de las mayores alegrías para la afición malagueña, Unicaja entraba por primera en la Final Four de Atenas, parecía imposible, pero Pepe Sánchez clavó el triple, ese triple que se le había negado anteriormente a Unicaja.

Pero a la siguiente temporada llegó Aíto García Reneses, en una gran primera temporada con una final de Copa y una semifinal en la ACB, se esperaba mucho del técnico madrileño, pero el resultado todos lo conocemos, dos años sin copa y despedido a mediados de la segunda temporada.

La afición malagueña se pregunta ahora, ¿Cuál es nuestro futuro?

Artículo escrito por Arturo López.

Sígueme en twitter : @snaker8

No hay comentarios:

Publicar un comentario