lunes, 22 de agosto de 2011

Y lo volvieron a hacer (79-57)



Después de haber ganado a Eslovenia con clara superioridad, España sabía que en este segundo asalto su rival iba a querer venganza. Los 'chicos de oro' salieron con un parco acierto en el tiro, pero conforme iban pasando los minutos, España se empezaba a encontrar cada vez más cómoda. Un Pau Gasol imperial intimidó mucho en la zona....y fuera de ella. El jugador de los Lakers se permitió el lujo de tirar desde la línea de tres con bastante acierto y pese a ser el que menos minutos jugó de todos los pívots, fue el máximo anotador. Esto alertó a la defensa Eslovena, que no dudó ni un segundo en intentar neutralizar al catalán, aunque fuese con medios poco deportivos. Marc Gasol y Serge Ibaka fueron los que se repartieron los minutos acabando con 8 y 16 de valoración respectivamente.

Debido a la baja de Ricky Rubio, Víctor Sada gozó de bastantes minutos, demostrando, una vez más, que ha venido para quedarse. A conseguido que se nos haga normal verle pelearse a alguien "bajito" como él contra los gigantes de la zona, y así lo demuestra la estadística, siendo el jugador español que más rebotes ofensivos capturo. Otro que gozó de minutos fue Carlos Suárez ya que al retirarse Rudy Fernández de la pista con un golpe en el brazo que hizo temernos lo peor, pudo estar más tiempo presente en pista. Pero fue San Emeterio en quien recayó el peso en la posición de '3', agresivo en defensa y con determinación en ataque no dudo en dejarse a piel a favor del equipo, consiguiendo capturar 4 rebotes, dar 4 asistencias y acabar con 10 de valoración, el cuarto mejor de todo el equipo.También hay que destacar la creciente confianza que está adquiriendo Víctor Claver en los esquemas de Sergio Scariolo, aunque no sabemos si por confianza real o por dar mucho descanso a los jugadores interiores, lo que sí está claro es que el que disfrute de minutos le está beneficiando. Nuestro pelirrojo se va soltando, no deja respirar a sus rivales y se entrega al equipo.

Hubo momentos en el que el juego estuvo estancando, por lo que Scariolo sacó a Sada y a Llull para que imprimiesen velocidad al partido. Llull, auque algunas veces andaba subido de revoluciones, hizo un gran partido, con acciones muy positivas, entre ellas una gran finalización de un contraataque sino llega a ser por la falta antideportiva que cometió sobre él Goran Dragic, que hizo tres antideportivas y al que su propio entrenador expulsó del banquillo. La única antideportiva que cometió España fue por parte de Felipe Reyes, aunque fue un tanto rigurosa hay que tener en cuenta que Felipe estaba jugando bastante agresivo. 

Bien es cierto que las decisiones arbitrales no fueron del agrado de mabos equipos: España pensaba que Eslovenia se estaba excediendo y que los colegiales no estaban pintando, ni de lejos, toda la cantidad de "contactos" que hacía el rival; por otro lado, Eslovenia se quejó de arbitraje 'casero', ya que hubo varias acciones, como pérdidas de balones que se pitaron en su contra cuando la propia televisión demostraba lo contrario.

En definitiva, fue un partido sin mucha más historia, pero en el que vovimos a ver a una España fiel a su juego. Hay muchas cosas a solucionar, pero la sensación es que se va por el camino correcto.



Artículo escrito por Yaiza Ramirez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario