jueves, 1 de septiembre de 2011

Crónicas Eurobasket 2011 - Jornada 2

                    ALEMANIA - ITALIA


Dos lugartenientes como Robin Benzing y Johannes Herberaparecieron en los minutos finales para dar la victoria a Alemania a Italia por 62-76. Italia aguantó 35 minutos plantando cara gracias a sus estrellas, sin embargo malas decisiones ofensivas socavaron sus esperanzas de victoria en los minutos finales.

Conscientes de lo que se jugaban, Alemania e Italia entablaron un auténtico pulso durante los 40 minutos, encomendándose a sus estrellas en un duelo de alto nivel. Danilo Gallinari (17 puntos y 11 rebotes) competía contra Dirk Nowitzki (21 puntos y 12 rebotes), Chris Kaman (17 puntos y 17 rebotes) se abría hueco para machacar con autoridad, Belinelli (15 puntos) enchufaba con facilidad y hasta Andrea Bargnani (sólo ocho puntos) jugaba con intensidad, con dos tapones casi consecutivos.

Se jugaban tanto que hasta Nowitzki perdió los papeles, amenazando con lanzarle el balón a un colegiado mediado el primer cuarto. No pasó nada y le sirvió para enchufarse aun más y empezar a meterlas de todos los colores para darle a Alemania una pequeña ventaja al descanso: 30-36.


Italia, pese a las buenas canastas de Bellineri y Gallinari, tuvo que esperar a los minutos de descanso de Nowitzki para darle la vuelta al choque y colocarse 51-48 arriba a ocho minutos del final.

Todo se iba a decidir en el último cuarto. Uno y otro contrincante había intercambiado golpes sin que ninguno besará la lona antes de tiempo. Pero conforme caían los minutos y se acercaba el final los golpes anímicos de las canastas podían decantar el duelo. Eso probó Benzing con un triple (53-56) primero y luego un mate por línea de fondo.

En un partido de estrellas una promesa inminente dejaba huella colocando una renta de cinco puntos (55-60) que en un partido tan igualado supuso medio partido. Italia siempre estuvo cerca de la remontada pero no pudo encadenar esas dos acciones positivas en defensa y en ataque para ganar el partido y un triple de Herber a minuto y medio sentenció la victoria alemana.



                 BOSNIA - MONTENEGRO
(Foto FIBA Europa / Castoria-Matthaios)
Mirza Teletovic había empezado el Eurobasket con 0/9 en triples y tras meter el primero contra Montenegro, había fallado los seis siguientes, acumulando un terrible 1/16. Pero entonces sacó el fusil y con cinco triplazos en el último cuarto cambió el signo del partido y dio la victoria a Bosnia.

Bosnia había mandado con cierta claridad en la primera mitad, llegando a dominar por 13 (44-31), pero un parcial 0-16 de Montenegro, de nuevo con Vladimir Dasic (14 puntos, 11 rebotes y 6 asistencias) en números estelares y esta vez con Omar Cook (13 puntos y 5 asistencias) yNikola Pekovic (16 puntos y 6 rebotes) a buen nivel, cambió el partido.


Parecía que los favoritos montenegrinos habían tomado el control pero, con 67-71 en el electrónico, Teletovic decidió que era su momento: triple, canasta de dos, triple, triple (11 puntos consecutivos) y poco después, otro triple. En total, cuatro bombazos en apenas cinco minutos y parcial 19-4 para cambiar el 67-71 por un 86-75 con sabor a victoria.

Nemanja Gordic, con otros dos triples acompañando a Teletoivc, acabó de sentenciar el choque.

Teletovic acabó con 23 puntos, pero junto a él también sobresalieron el citado Gordic (14) yDjedovic, con 19 puntos, 5 asistencias y 5 rebotes.


                 MACEDONIA - CROACIA


Macedonia se ha estrenado en este Eurobasket ganando por 78-76 a Croacia en un partido precioso, igualadísimo y que se decidió en el último segundo con un triple errado por Bogdanovic tras haber anotado Ilievski a 10 segundos.

Macedonia necesitaba la victoria contra Croacia y comenzó dominando con Bo McCalebb (19 puntos y 5 asistencias) como continuo líder y el empuje que suponía el retorno de Gechevski, baja por lesión en el debut. Sin embargo, un triple desde casi media cancha de Bojan Bogdanoviccerró el primer periodo y dio paso a minutos de dominio croatas, dándole la vuelta al electrónico con puntos de Draper y Tomic, llegando al descanso 37-41 arriba.

En el tercer periodo, un parcial 0-10 de Croacia con triples consecutivos de Bogdanovic yMarkota, pareció darle a los dálmatas el impulso necesario para escaparse (35-47), pero Macedonia no estaba dispuesta a renunciar y volvió al partido.

Bo McCalebb seguía sumando y pronto superó la quincena, pero también sumaban Antic (15 puntos y 5 rebotes) y Gechevski (10+8) por dentro y aparecía el esperado Vlado Ilievski (18 puntos), que haría 13 puntos en los últimos 12 minutos del choque.

El pulso estaba preparado y se llegaba al último medio minuto con empate, un 76-76 que dejaba todo abierto. McCalebb supo jugar con el tiempo y le dio un buen balón a Ilievski, que anotó a 10 segundos del final para poner a Macedonia dos arriba (78-76).

Croacia no quería prórroga y renunció a dos tiros francos de Markota y Popovic para acabar buscando un triple difícil de Bogdanovic sobre la bocina. No entró y la victoria fue a Macedonia.

                 BULGARIA - BÉLGICA
(Foto FIBA Europe / Castoria-De Massis)
Bulgaria se impuso a Bélgica por 68 a 65 en un dramático partido que si bien estuvo carente de calidad al menos si que deparó grandes dosis de emoción. Y es que, sabedores de la importancia del triunfo, ninguno ofreció su mejor juego, perdieron 32 balones y nunca fueron capaces de imponer un ritmo de encuentro. Un escenario decepcionante del que Earl Rowland (22 puntos) supo sacar ventaja y demostrar que su calidad bien merece un triunfo en el Eurobasket.

Ya desde el comienzo se pudo apreciar que no iba a ser un partido de gran calidad. Los errores se sucedían y si bien Bulgaria hacía daño con canastas en la pintura dos triples de Sam Van Rossom (autor de nueve de los 13 puntos que anotó su selección en el primer cuarto), dieron a Bélgica una ligera ventaja en los primeros minutos.






El base belga del CAI Zaragoza protagonizaba junto a Earl Rowland (seis puntos en el primer cuarto) un bonito duelo que en breve veremos en la Liga Endesa y que era el reflejo del partido, si dominaba Van Rossom ganaba Bélgica, si Rowland corría y asistía los hermanos Ivanov yVarbanov sumaban para Bulgaria. El problema para los aficionados es que ellos dos eran un oasis en un partido de calidad muy baja. Los errores se sucedían porque quizá ambos equipos eran conscientes de quien perdiera diría adiós a sus opciones de avanzar en el torneo. Eso se tradujo en el pobre 25% en tiros de dos de Bélgica o el 0/5 en triples de Bulgaria. La triste realidad de los primeros 10 minutos era un exiguo 14-13 favorable a Bulgaria.


La selección centroeuropea no era capaz de marcar diferencias, pero daba la sensación de estar más próxima a asentarse en el choque porque, con su base funcionando, el juego era mucho más estructurado y los pívots sacaban petróleo de la debilidad que ofrecía Bélgica por dentro. El problema para los búlgaros es que sus siete perdidas mediado el segundo cuarto eran todo un lastre que daba alas a Bélgica. 


Los rápidos contraataques con los que sus aleros castigaban los errores búlgaros provocó un parcial de 8-0 aprovechando el mínimo descanso del que disfrutó Rowland. Fueron los mejores minutos belgas y sirvieron para dar la máxima diferencia del encuentro (21-28). Una ventaja considerable viendo la igualdad del choque pero nada que Rowland no pudiera solucionar con un parcial de 7-0 que volvía a empatar el choque. El partido estaba como al comienzo... y como al inicio Van Rossom y Rowland aparecieron para volverse a ver las caras y cerrar una primera mitad donde Bélgica lograba imponerse por la mínima (32-33).


Si los primeros 20 minutos fueron de errores al menos tuvieron ritmo, una virtud de la que careció el tercer cuarto. Bulgaria a través de tiros libres y Bélgica aprovechando el deficiente balance defensivo de los de Europa del Este sumaban a cuentagotas puntos. En este triste balance la victoria sonreía los búlgaros porque en el partido eran sus pívots los que dominaban la zona y hacia buenos los errores exteriores. Filip Videnov (17 puntos y ocho rebotes) y Dejan Ivanoveran el sustento reboteador de una selección que sin romper el partido si lo había hecho suyo en el tercer cuarto (56-52).


El partido seguía los biorritmos de todo el encuentro, en el ultimo minuto y eso parecía ser suficiente para que Bulgaria se impusiera cuando mediado el último cuarto vencía por cuatro puntos. Van Rossom había desaparecido por completo del encuentro (sólo anotó dos puntos en la segunda mitad) y Van den Spiegel (12 puntos y ocho rebotes) no era suficiente argumento para frenar al adversario. Sin embargo, y como ya pasara el miércoles, Bulgaria se atascó ofensivamente en el momento de la verdad y permaneció más de tres minutos sin anotar. Tiempo más que suficiente para que Bélgica le diera caza en el marcador y Beghin (13 puntos) volteara el marcador (63-65).


Los belgas lo tenían en su mano pero entonces fallaron en lo que mejor habían hecho y perdieron un balón que permitió a Dejan Ivanov colocar por delante a su selección a 40 segundos del final. Poco importó que hasta ese instante no hubiera sumado ni un solo punto en ataque. Esa canasta y un posterior tiro libre serían definitivos para llevar al borde del abismo a Bélgica. Con tres abajo y 10 segundos de partido los belgas se la jugaron con su mejor hombre... pero éste falló. Van Rossom tuvo un triple en la frontal para empatar, hizo volar a Rowland pero al final el balón se estampó contra el aro y Bulgaria celebró su primera victoria en el torneo
                 ESLOVENIA - UCRANIA

Con muchos más apuros de los previstos y pidiendo la hora en un partido que parecía de color verde, Eslovenia se apuntó el triunfo frente a una Ucrania muy digna que supo sobrevivir a su desacierto inicial para hacer sudar a su oponente hasta el último segundo del partido.

Los ucranianos solo resistieron 4 minutos (6-6) el ritmo de Eslovenia, con un Begic muy intenso. El madridista hacía daño en las dos zonas y, cuando encontró la ayuda de Erazem Lorbek ySlokar, su equipo se distanció (12-18, m.10). Un Dragic muy eléctrico se apuntó al festival esloveno y en Ucrania no había argumentos para responder. Absolutamente negados en el tiro (solo 2 aciertos en sus primeros 14 intentos de 2), perdidos en el rebote (7-22 al descanso) y sin ideas por la gran defensa de su oponente, solo un individualista Burrt se atrevía a mirar el aro, con tan poca suerte como sus compañeros.

Cuando Lakovic ponía a Eslovenia con 21 de ventaja tras un triple tras un 4-23 de parcial (15-36, min.18) el encuentro parecía estar visto para la sentencia y esa misma sensación se repitió con el fabuloso mate cargado de rabia y vistosidad de Begic para doblar a Ucrania al descanso por 20-41.

Eslovenia se veía ganadora y llegó a ampliar su renta hasta los 22 puntos (27-49, m.25) para impotencia de un rival que lo intentaba sin llegar a rematar. Varias canastas de Burtt, un 6-0 de parcial, un par de arreones y jugadas acertadas… pero llegaba Udrih y encadenaba 2 triples para cortar las alas ucranianas. Con un tiro libre de Slokar, los de Maljkovic mandaban por 16 a falta de solo 7 minutos (42-58), pero justo ahí el partido dio un vuelco.

Fesenko asumió la responsabilidad y, con la misma rabia que Begic había mostrado en el aro contrario, contagió a sus compañeros gracias a un mate y a 5 puntos seguidos con sabor a ilusión. Kolchenko se convertía en su mejor escudero y, a base de tiros libres, ponía a su equipo a tres de distancia en tan solo cuatro minutos, tras un 13-0 de parcial (55-58).

Eslovenia, extremadamente irregular, sobrevivía a base de su acierto desde la línea de personal pero no sabía matar el partido y no pudo cantar victoria ni con 7 de ventaja a falta de 40 segundos. Un robo de Burtt y una canasta de Lishchuk llegaron a poner a Ucrania a 2 (64-66). Pero solo quedaban 4 segundos y era ya demasiado tarde. Ozbolt sentenció con 2 tiros libres y Ucrania se quedó con la sensación de haber remado demasiado para morir en la orilla.


                 RUSIA - GEORGIA
Potente mate de Sanikidze (Foto FIBA Europe / Castoria)
Rusia ha conseguido la victoria contra Georgia en un partido de mucho desacierto por parte de ambos equipos y en el que se vivió un último cuarto... extraño.

Rusia, que había dominado durante todo el choque, ganaba por 45-52 al entrar en el periodo decisivo. Entonces, con la victoria muy cerca, se atascó y se pasó 6:10 sin anotar. Una oportunidad extraordinaria para que Georgia remontase, pero tras anotar cinco puntos, también frenó: con 50-52 adverso tuvo cinco ataques para igualar o ponerse por delante pero los falló todos.

Y Rusia, por fin, aprovechó tres pérdidas de la ex república soviética para anotar y volver a abrir una brecha que resultó casi definitiva (50-58), por mucho que Marquez Haynes, nuevo fichaje del Gran Canaria 2014, asumiera el mando en el intento de reacción georgiana (54-58).




Un increíble 2+1 de Andrei Kirilenko en rectificado puso el 54-61 a menos de dos minutos y, con 56-61, Sanikidze falló un triple crucial a menos de 45 segundos. Los tiros libres acabaron de fijar el 58-65 final.


Andrei Kirilenko lideró el ataque ruso con 20 puntos y 4 rebotes, bien apoyado por Sergey Monyacon 12. En Georgia, 21 puntos de Manuchar Markoishvili y 11+5 de un desatinado Zaza Pachulia.
                 LITUANIA - POLONIA
El inicio ante Gran Bretaña fue victorioso pero no el soñado. Ante Polonia, Lituania armó de ilusión a todo el país. Muy superior a un rival incapaz, con un buen juego colectivo y muchos jugadores creando y resolviendo, Lituania se preparó para el gran enfrentamiento del viernes ante Turquía.

Los bálticos no empezaron del mejor modo posible, encadenando varios errores y con Polonia creándole problemas, pero Mantas Kalnietis (19 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias) tomó el micrófono como cabeza de cartel. Anotó y repartió para su equipo, liderándolo hacia la victoria en el marcador (16-19). Hasta ese momento, Polonia plantaba cara (sobre todo gracias a sus exteriores), pese a que la batalla en el rebote era enormemente desigual (11 para los lituanos, 1 para los polacos, que sólo capturaron 2 en todo el primer periodo). Jasikevicius (8 puntos, 4 asistencias) aportaba sus toques, como un enorme alley-oop a Jonas Valanciunas, que colaboraban en el 20-25 del final del primer cuarto.

Tras Saras, y justo cuando los polacos se atascaban desde el tiro exterior, Pocius tomaba el relevo en la creación ofensiva, con Songaila como finalizador de todo el ataque lituano (12 puntos en seis minutos).

Con el regreso de Kalnietis, Lituania esprinta hacia la victoria, con un juego más basado en transiciones rápidas. Alcanzan los 15 de ventaja (30-45; 38-53 al descanso), con una enorme facilidad para variar la punta de lanza del juego del equipo. Ahora el centro de las finalizaciones era Jankunas, después de que Pocius, Songaila, Jasikevicius, Kalnietis e incluso Valanciunas tuvieran sus minutos de protagonismo central.

Thomas Kelati (el mejor polaco, con 16) intentó poner toda la carne en el asador al volver de vestuarios y, pese a que buscaba un 1x1 tras otro, sólo logró un 45-53, que se disolvió en 50 segundos, lo que tardó Lituania en anotar tres tiros exteriores para colocar el 45-60 que obligaba aAles Pipan al tiempo muerto.

La marea verde se iba en el marcador, sin que Polonia pudiera hacer nada por evitarlo. Y dando buenas sensaciones, con varios jugadores tomando responsabilidades en momentos distintos y varios polos diferentes de desequilibrio y creación de juego.

La paliza llegó hasta los 29 puntos, hasta que el orgullo polaco lo maquilló (terminó 77-97). Los números lituanos acaban siendo de escándalo: 78,4% en tiros de dos, 46,7% de tres y 41 rebotes (por 19 polacos).

Con su victoria, los tres grandes del Grupo A (España, Turquía y Lituania) han cumplido con lo previsto, encabezando el grupo con 2-0. Todo acabará el viernes, con el potente enfrentamiento entre Lituania y Turquía. El Grupo A, llegando al siguiente nivel.

                   SERBIA - LETONIA
(Foto FIBA Europe / Castoria-Metlas)
Serbia sumó su segundo triunfo en uno de los partidos más raros del campeonato, con una primera parte loca y completamente bipolar en la que la irregularidad de una Letonia capaz de lo mejor y de lo peor, contribuyó a la emoción del choque.

En menos de tres minutos y medio, guiados por Keselj y Krstic, Serbia endosó un 0-11 a su oponente que rompió Blums… antes de encajar otro 0-8 adverso para un escandaloso 2-19 de inicio. A partir de ahí, con Blums desaparecido, el cuadro letón se quitó complejos, con otro parcial de 7-0 (14-23, min.12) que les metía tímidamente en el partido y, a continuación y con unFreimanis desatado, otro de 15-3 para empatar el partido con un mate (29-29, min.16).


Serbia tiró de sangre fría para replicar, en el partido de los parciales, con un 0-7, con Savanovicgustándose, y logró irse a vestuarios con 5 de ventaja (33-38). Los letones aguantaron con vida hasta el ecuador del tercer periodo, pero el incisivo Krstic, la velocidad de Teodosic y los triples de Savanovic decantaron el partido para Serbia (47-62, min.27). tras, oh sorpresa, otro parcial de 0-7 balcánico.

Sin embargo, cuando el envite parecía sentenciado, la garra de los letones volvió a aparecer. Otra vez fue Freimanis, fantástico, el que con dos canastas consecutivas bajó la barrera de 10 puntos de desventaja para su equipo. En la jugada siguiente, Blums seguía calentando su muñeca para poner a su Letonia a 6 (65-71, min.33). Las fuerzas solo duraron dos minutos más al cuadro báltico, que se vino abajo cuando Krstic y Savanovic aliaron fuerzas en los instantes finales para certificar como victoria amplia (77-92) lo que en realidad fue un triunfo sufrido por las ganas del rival.

              TURQUÍA - GRAN BRETAÑA
Luol Deng hizo de todo en Gran Bretaña (Foto FIBA Europe / Castoria)
Confirmado. Por si había aún alguien que lo dudara… Turquía va a por el oro. Pocos avales más sólidos al preciado metal se han visto en lo que llevamos de torneo que la exhibición de los turcos frente a Gran Bretaña, un juguete en manos de su rival desde el primer minuto.

Un tímido 1-0 fue la única señal de vida británico en los primeros minutos. A partir de ahí, el apagón máximo. De la mano de Onan y con tres triples consecutivos, Turquía cogió muy pronto el mando del partido, hasta el punto de endosarle un parcial escandaloso a su rival para ponerse con un contundente 3-17 a los seis minutos y medio. Gran Bretaña reaccionó con 8 puntos en dos minutos pero era imposible pensar en la remontada en un encuentro en el que perdía de forma tan clara el rebote.

En el cuadro otomano, Preldzic se erigía como el hombre más importante, jugando su equipo de forma mucho más fluida con él que con Turkoglu en pista. Guiados por él y por un Kanter que exprime como nadie sus minutos, Turquía encadenó otro parcial sangrante a Gran Bretaña, un 0-13 que rompió el partido… si es que aún quedaba algo de emoción. Una bandeja de Turkoglu le dio la máxima a Turquía (16-42) con 24 minutos aún por jugar que sobraban del todo.




Gran Bretaña se obsesionaba con un Deng-sistema suicida y sin Freeland en pista, nadie era capaz de anotar con regularidad, por lo que el objetivo al descanso era maquillar lo máximo posible el resultado final (26-44). 


Mientras que en Turquía todo funcionaba, con gran acierto exterior y el equipo enchufado (todos anotaron), en Gran Bretaña los menos habituales se encargaban de tirar de amor propio. Entre ellos, el más destacado un Kyle Johnson cuyos 10 puntos sirvieron para que el ridículo británico, que ya encaja 2 derrotas, no fuese aún mayor: 61-90.
                 FRANCIA - ISRAEL
Gélabale, muy atinado en el tiro (Foto FFBB)


Francia empezaba el partido a gran nivel, con Tony Parker menos anotador, pero encontrando a la perfección a sus compañeros. Los aleros se revelaban especialmente dañinos para Israel: Gelabale Batum (acabarían con 13 y 15 respectivamente) anotaban cómodamente y Francia tomaba las primeras ventajas: 8-17, que serían 14-24 al término del primer cuarto. Los galos pasaban un momento dulce en el tiro exterior –aunque el juego interior dejaba claro que puede sufrir ante pinturas potentes–, mientras que los hebreos sufrían para encontrar en el ataque estático un hombre que inventara, más allá de Eliyahu.Con la salida de Albicy y el conjunto de la segunda unidad francesa, Israel recortaba terreno (22-28), por lo que Vincent Collet se veía obligado a volver a poner en pista a su base estrella. Israel se había colocado ya a un punto, con un juego mucho más descarado. El vuelco en el encuentro era total. Francia parecía miedosa en el tiro exterior (aunque terminaría con 8/14), Israel recuperaba ese toque; el seleccionador francés se veía obligado a tirar de nuevo de tiempo muerto, mientras que Israel vivía con gran comodidad ofensiva.




Eso no podía permitirlo Tony Parker. Y, de nuevo, como ante Letonia, el equipo a la espalda y lujoso mono de trabajo. A la primera, canasta bajo el aro tras espectacular reverso; a la siguiente, un triple; la próxima también era para él, aunque terminó escapándosele el balón cuando estaba a punto de culminar la penetración. En la última jugada del cuarto, asistencia para Joakim Noah, que ya venía de anotar un gancho. Y Francia se iba al descanso con ventaja (35-42), pese a los 11 puntos de Eliyahu y los 10 de Blu.Tras el descanso, los israelís se ven completamente desbordados, con (cómo no) Parker al mando y los mejores minutos de Noah como bleu. 0-10 de parcial (35-52). Sólo Eliyahu parecía mantener el tipo, pero mientras Parker y su enorme talento estuvieran en el partido, Francia era ama y señora (43-60). Además, Gelabale convertido en tirador de enorme acierto (3/3 en triples) es un puntal ofensivo incalculable para una Francia que habitualmente ha sufrido en el lanzamiento exterior.Poco más pudo hacer Israel en los restantes quince minutos para volver a optar a la victoria, pese a obligar a los galos a un tiempo muerto cuando se colocaron a 14 (59-73). Francia la había amarrado y, aunque sin TP su juego había perdido efectividad y brillo, no se le escapó (68-85).
                 GRECIA - FINLANDIA
Koponen intenta desbordar a Nick Calathes (FIBA Europe/Castoria-Matthaios)
Grecia derrotó con más facilidad de la prevista (61-81) a una Finlandia que si bien puso empeño y acierto triplista notó mucho la diferencia de centímetros y kilos en la pintura.

El partido se abrió con cuatro puntos de Nick Calathes que querían intimidar a una Finlandia ciertamente desconcertada en su inicio de partido. En su debut los triplistas del equipo tiraron de la selección pero frente a la férrea defensa helena tuvo que ser el duro Gerald Lee el que mostrara músculo y capacidad para hacer daño a una Grecia que mandaba en el marcador gracias a su mayor altura en la zona (6-14). Y si mala era la noticia de que Bourousis destrozara con seis puntos iniciales las esperanzas finesas, peor resultaba ver como Teemu Rannikko se tenía que retirar del encuentro tras recibir un duro golpe en la rodilla derecha. Sólo dos triples deSasu Salin y Petteri Koponen (23 puntos) interferían en el monologo griego (14-20).

El control del rebote (10 a 4 favorable a Grecia en el primer cuarto) condicionaba un duelo donde, además, los griegos sacaban oro de cada una de las pérdidas que tenía Finlandia al jugar sin su base. Mediado el segundo cuarto casi la mitad de sus puntos venía tras error del rival... aunque curiosamente ellos no iban sobrados de precisión (10 pérdidas). La conexión con sus hombres altos era el defecto más grave y el factor que impedía romper un partido al que se agarraba Finlandia con más dosis de voluntad que de buen juego (22-24).






Por suerte para Grecia, el regreso de Bourousis (19 puntos y 10 rebotes) a pista solucionó el problema de las pérdidas y aumentó la sangría interior que sufría Finlandia. La consecuencia directa de la entrada del pívot heleno fue un parcial de 3-10 con el que los griego por fin rompían la siempre psicológica barrera de los 10 puntos justo antes que un triple de Koponen cerrar la primera parte con un marcador de 32 a 41 para Grecia.

Ni siquiera la recuperación de Rannikko pudo cambiar la dirección de un partido que iba rumbo a Atenas de manera irremediable. Grecia seguía flojeando en el apartado de pérdidas de balón, pero como su superioridad en la zona era tan evidente, la diferencia quedó anclada por encima de los 10 puntos durante gran parte del segundo tiempo. Y es que si bien los triples de Finlandia iban sucediéndose, estos sólo servían para frenar los intentos de cerrar el choque por parte de Grecia. Momento que llegaría a menos de cuatro minutos para el final cuando Michael Bramos anotó un triple que colocó 20 arriba a su equipo (52-73) y certificó una victoria que nunca corrió peligro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario