domingo, 11 de septiembre de 2011

España sí juega y gana por incomparecencia (69-96)

(FOTO EFE)
España será primera del Grupo E y se enfrentará en cuartos de final al ganador del Eslovenia-Finlandia de este lunes tras superar a Francia en un encuentro bastante extraño.

Y es que, el fantasma de un posible cruce con Lituania en semifinales y la poca trascendencia del duelo provocaron una notoria falta de tensión en la primera mitad. Parecía un partido amistoso, no uno de competición entre dos de los mejores equipos del campeonato, e incluso Francia reservó a dos hombres clave como son Tony Parker y Joakim Noah.

Pero España tuvo bastante con 20 minutos de amistoso y destrozó el partido en apenas cuatro minutos. Especialmente, un Rudy Fernández que robó tres balones, metió tres triples y revolucionó el partido para convertir el 38-39 del descanso en un 42-66 que convirtió el partido en un monólogo español.



La victoria no tuvo discusión y España sale reforzada con un triunfo que mantiene la buena línea nacional y permite además recuperar las mejores sensaciones de un Rudy algo gris en partidos anteriores. Además, descubre claramente el paripé de una Francia a la que, evidentemente, no le importaba perder y se verá ahora con Grecia en cuartos de final. Veremos si les sale bien.

España jugará los cuartos de final el miércoles en Kaunas, presumiblemente a las 17h, y se asegura un día de descanso entre cuartos y semifinales, que serían el viernes.

Francia reserva a los mejores pero España no arranca
España saltó a la cancha son sus mejores hombres y Francia, con varios suplentes. Por ello los primeros minutos fueron muy lógicos, con Navarro martilleando el aro galo y la Selección mandando: 2-8, 5-10. Sin embargo, que Francia jugase con hombres poco habituales no hizo sino acrecentar el hambre de éstos y la salida de Kevin Seraphin puso más emoción. El pívot, que llevaba 48 minutos en todo el torneo, entró con 12-13 y metió 10 puntos consecutivos en un buen duelo con Marc Gasol (6), cerrando el primer periodo con 22-21.

Navarro estaba enchufado y seguía sumando, pero el problema es que no eran solo puntos (14) y triples (4/4), sino también faltas: su tercera personal le envió al banquillo sin que nadie en España tomara el relevo ofensivo mientras que en Francia, Traoré (10 puntos) se unía a Seraphin (14) para sostener al descanso a los galos, vencedores anímicos al intermedio pese a perder por 38-39.


Se acaba el chiste y España gana fácil
España salió del descanso con otra actitud, en especial un Rudy Fernández que con dos robos y sendos contraataques, además de un triple y una asistencia para una canasta de Pau Gasol, propició un +11 muy prometedor: 40-51. Pero la cosa no acababa ahí y Pau tomó el relevo con otros tres puntos más... para devolvérselo a Rudy para su segundo triple. En 4:11, partido acabado con un parcial 2-18 para poner un 40-57 en el electrónico.

La Selección había finiquitado el encuentro y quedaban 15 minutos para disfrutar y darle minutos a los menos habituales ya que Francia no tenía ninguna intención de comparecer en la contienda, ni siquiera de maquillar una derrota doblemente sonrojante: por la diferencia y por la actitud.

Ni siquiera la entrada de la segunda unidad frenó a España, que siguió sumando con buenos minutos de hombres como Víctor Sada y Víctor Claver y llegó a amasar una renta de +33: 56-89. Al final, 69-96, que tampoco está mal.



Fuente: http://www.acb.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario