domingo, 8 de mayo de 2016

Catetos

Foto: David Castro Vega

Empieza la semana con la “noticia” de que se va a llenar el Carpena el domingo, “300 entradas para el lleno” rezaban todos los periódicos a eco… 200… 100… 70… Llega el domingo con un clima que no ayuda a ir al pabellón, lluvia abundante y un viento que hace de azote de los paraguas de dos euros que se encontraban en los alrededores del pabellón José María Martín Carpena.

Entras al pabellón y la primera imagen ya provoca un pequeño “Shock”, colas de 70 personas (como mínimo) para dejar los paraguas con los voluntarios desbordados (Se ve que no había previsión de que sucediera esto, total, si sólo daba lluvia intensa y estaban todas las entradas vendidas). Dejando a un lado este susto inicial, se dispone uno a entrar a su localidad con las primeras “sorpresas" delante de tu asiento, 5 personas en la escalera con camisetas del jugador de fútbol del Madrid que queráis, en este caso eran Cristiano(x3), Isco, Ramos. Más allá, locura en el Fondo “Verde” con decenas de personas gritando como locas ante los saludos de cualquier jugador blanco… “Tierra trágame”.

Lo confieso, me alegré cuando vi a un chico de unos cuatro o cinco años con la camiseta de Llull del Madrid de baloncesto, aunque luego veo que lleva el chándal del Málaga de fútbol, “Es que ni uno se salva”. El mosqueo de los habituales de la zona iba en aumento a medida que se sucedían frases del tipo “Illo, tira pa´bajo que ese es el Rudy ese”, “Rudy guapo” o la mejor, que me desarmó por completo “¿El Shasho cómo se llamará?”. Dándolo por imposible intentamos seguir a lo nuestro mientras empieza el partido, presentaciones de los dos equipos con aplausos al Madrid rápidamente tapados por los pitidos… Muchos catetos futboleros juntos.